Curse of Strahd

Semana 1: Encuentro en Daggerford

Contada por Ander Stormwind

Fue difícil convencer a la pequeña Bryn de que estaré lejos un par de meses, me hizo prometerle que volvería con una nueva mascota. Frisindia la llevara durante estos meses “a casa”, asegura que el invierno allá dura años y que ahora es el momento más hermoso, un asunto que me pone la piel de gallina, pero Bryn no podría estar más segura que en manos de su tía, en especial cuando yo sigo sin recuperarme completamente. Dijo que si necesitaba algo que ¿pensara en su dirección? ¿Qué se supone que significa eso?

Recibí una carta de Zelraum Roaringhorn. No dio muchos detalles aparte de que la paga por resolver un asunto es buena. Me aseguró que tan pronto lo supiera no me negaría, que debíamos encontrarnos en un pueblo muy al sur de aquí llamado Daggerford en el bar de la “La chica suertuda”. Zel tenía razón en cuanto a mi interés en esto, se trata de licántropos, un grupo de Harpistas desapareció, presumiblemente en las garras de estas criaturas que tienen meses atacando la región asesinando ancianos y secuestrando a los niños. Nuestra misión es rescatar al grupo de Harpistas, o lo que quede de ellos.

Nuestro grupo es variado y definitivamente no es algo que pase desapercibido, me acompañaran dos humanos, Jeremias y Kotamo, el primero es un sacerdote y el otro parece un shaman de alguna tribu. Los otros dos sujetos son un medio elfo llamado Pent, quien no parece ser diestro con las armas y lo único que hace es sonreír como un idiota mientras mueve las manos siguiendo un ritmo que parece que sólo escucha él. El último sujeto es alguna clase de lagarto super desarrollado, creo que se llama Heskan.

Dedicaremos el resto de la semana en un viaje de ida y vuelta al norte, a la ciudad de Waterdeep, Zel conoce un buen herrero que bañará nuestras armas en plata. Zel también le entregó a Pent un pergamino para curar maldiciones, jamás he visto que uno de esos pergaminos funcionara antes… Es mejor usar el tiempo perdido leyéndolo para apuñalar o huir de estas cosas.

Comments

Nacho

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.